CORMILLOT

Cormillot: una polémica exigencia para su hijo de nueve meses

El médico le prepara una rutina especial
martes, 21 de junio de 2022 · 00:41

Cormillot es plenamente consciente del paso del tiempo. Sabe que hace rato que dejó atrás sus años dorados y que el final del camino no estaría tan lejano. Sin embargo, a sus 83 años, tiene la suficiente vitalidad para compartir con Emilio, fruto de su relación con Estefanía Pasquini.

De hecho, sus cuentas en las redes sociales están colmadas de fotos y videos de su hijo de nueve meses, a quien atiende y cuida con todo su amor. Además de alimentarlo con todos los nutrientes necesarios por supuesto, Cormillot hace gala de sus conocimientos adquiridos a lo largo de su vida para educarlo de la mejor manera posible.

“¿Quién dijo que era fácil? Estamos aprendiendo juntos. ¡Feliz Día del padre!”, comentó en su último posteo, mientras intenta enseñarle a Emilio a tocar un piano de juguete. Obviamente, no olvidó a sus hijos mayores, René y Adrián Cormillot, aunque cree que es el menor quien más lo necesita.

“Todo el tiempo pienso cuánto más lo podré acompañar. Me gusta verlo, observarlo, jugar con él, sonreírnos a la distancia y encontrarnos en la mirada por más que haya otra gente alrededor. También le canto canciones, soy consciente de la finitud de la vida”, explicó el médico en "Detrás de Escena", el ciclo radial que va por AM540.

Es por ello que pretende dejarle todos los recuerdos posibles en un particular archivo que reúne sus relatos, sus mensajes y todo aquello que le encantaría decirle. Su hijo de nueve meses ya tiene su propio teléfono. "Tiene un número en el que le grabo audios y le mando videos. Ojo: no lo vivo como un drama sino como parte de la realidad de la vida”, especificó.

Además, precisó que "desde antes de tenerlo era consciente de mi edad y de la finitud del tiempo". Por ello, sabe que "lo voy a acompañar hasta determinado momento. Por eso hago planes más cercanos, no proyecto con él. Me gusta incentivarlo".

Pero también contó que Emilio tiene una rutina de actividades que forman parte de su vida diaria. Por ejemplo, a esta corta edad toma clases de chino. "Tiene a una persona que, dos veces a la semana, le habla, le canta y le juega en chino. Como es el idioma del futuro, quiero que vaya acostumbrando el oído y le sea útil para aprenderlo mejor cuando crezca”.

A la vez, señaló que "la profe viene a nuestra casa y no sabés cómo se divierte Emilio con ella. La idea es que retenga los sonidos chinos. No sé si hablará a futuro pero al menos así lo puede ir incorporando”. Obviamente, Cormillot quiere para su hijo lo mejor e intenta darle todo lo que esté a su alcance para que su camino sea pleno de felicidad.

Otras Noticias